En los tiempos del Corona Virus

Después de haber escrito el último post, que fue el 17 de Marzo el mundo estaba un poco al revés con un corona virus llamado Covid19. En mi pequeño mundo todo era igual. Todavía recuerdo, en enero, estar viendo las noticias en Colombia como en China un virus causaba estragos en la ciudad de Wuhan. Se veía tan lejos, muy lejos. Nunca me hubiera podido imaginar que algún día este virus pudiera llegar a Alemania o menos a Colombia. Nunca pensé que algún día podría sentirme como una protagonista de una película de Hollywood que tratara sobre el fin del mundo.

El 19 de marzo la canciller Angela Merkel hizo un comunicado en el que expresaba que la situación en Alemania se iba complicar y que para evitar una catástrofe sanitaria, lo mejor sería quedarnos en casa, cancelar todos los eventos, cerrar escuelas, jardines, universidades, etc. Allí ya me empezó entrar un poco de incertidumbre. Aunque mi vida no cambiaría mucho por completo, el hecho de saber que no puedes salir tan frecuentemente como antes, que no te puedes encontrar con amigos, familiares, que no puedes practicar algunas de las actividades que más te gustan como nadar, que tus vacaciones, competencias, conciertos se cancelan y que no encuentres papel higiénico, me ponía un poco nerviosa.

Además de ello la saturación de noticias sobre el tema me volvían loca. El virus para aquí, el virus para allá. Pero lo más terrible, fue que en esa semana Santiago se resfrió y luego el me contagio. Y Lars por el estrés también se enfermo. Allí yo empecé a entrar en pánico. Mis pensamientos: "Que tal que lo que tengamos es Corona Virus y que tal que me hospitalicen a mi y Lars y Santiago, con quien lo dejamos". En fin, exageración total y siempre pensando en lo peor.

Cuando Santiago se enferma, no duerme bien y tengo que estar cien por ciento para él y cuando yo también estoy enferma, no tengo ganas sino de estar tirada en una cama y dormir. Y con Lars enfermos no tenía apoyo de nadie. Así que esa semana fue horror puro para mi.

Después de una semana Santi ya estaba bien, por lo menos ya dormíamos mejor. Yo me quede con una sinusitis terrible que me duro una semana mas, pero al final no era covid19.

Y con respecto al deporte naturalmente no pude hacer nada, cuestión que me desmoralizo mucho. Cada vez que pensaba en ello me daba mucha rabia porque después de haber planeado mis carreras para mantenerme motivada, de ponerme objetivos claros de empezar de nuevo, todo decaía de nuevo. No se si la vida quería definitivamente que dejara el atletismo. En mi fase de cordura sabía que esto era solo circunstancial y que estos eran pequeños obstáculos. Mas sin embargo andaba muy deprimida.

Todo cambio cuando ya me sentí mejor físicamente y decidí cambiar de actitud. Perseverar es la clave del éxito y la felicidad. Levantarse y levantarse, las veces que sea necesario es lo que te lleva más allá. Es mejor estar con la actitud guerrera, que con la de víctima. Y los sueños y pasiones se tienen que seguir. Nadie dijo que iba a ser fácil. Así que de nuevo empecemos.

De esta manera empece el 31 de Marzo a entrenar. Me siento, eso si, lo más debil y lenta del mundo. Me duelen las articulaciones y regenero muy despacio. Pero es cuestión de paciencia y tiempo... ah, y de bajar de peso, porque con este encierro y sin hacer deporte lo único que me animaba era hornear, cocinar y naturalmente comer. Por lo que ahora tengo que bajar ocho kilos enves de seis. Genial no?

Lo que haré para motivarme día a día es hacer un diario de mi entrenamiento y de como me siento, de lo que estoy agradecida y de las cosas bellas que me pasan. Algo de ello lo compartiré con ustedes en este blog. Quizás también pueda motivarlos a ustedes. Para empezar les comparto mi primera sesión de fuerza.

El primer día de entrenamiento. Mi sesión de fuerza.

Para finalizar solo tengo que decir que aunque en mi vida ha habido un par de cambios por lo de esta Pandemia en realidad estoy muy bien, y no es realmente nada, absolutamente nada con lo que viven muchas otras personas. Estoy saludable, tengo un techo y algo que comer cada día, estoy estable económicamente y estoy rodeada de personas maravillosas, en especial mi hijo, mis padres, mi hermana y Lars. Realmente no hay porque quejarme. Por eso quiero mandarle mucha fuerza a todos aquellos que de verdad están pasando por situaciones difíciles ya sea por salud, dinero u otras razones. Sé que por ejemplo en Colombia hay muchas personas que viven del día a día, y supongo lo difícil que debe ser no tener una seguridad economica. Las personas enfermas, ancianos sin familia, a todos ellos muchas luz de mi parte, cada día intento mandarles un rayito o rayote de luz a todos los que sufren en todo el mundo con esta pandemia.

Y tu como la has pasado en este tiempo? Sería bueno saber cómo ha sido tu experiencia? Por lo pronto les deseo lo mejor a todo en este tiempo. Quédense en casa, sean pacientes, intenten aprovechar esta situación para sacar lo mejor de cada uno de ustedes y de sus seres cercanos. Esto cambiara el mundo.

Con mucho amor,

Su Speedy Aleja

More from Maria Alejandra Muñoz Ricaurte

Empezando de nuevo desde cero

Hace dos años empecé este proyecto, llamado Blog. Desde ese entonce mi...
Read More

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.


*